El mundo ya no es lo que era

Hace 30 años no había ordenadores personales. 

Hace 20 años no disponíamos de Internet. China y la India no se habían constituido todavía en la fábrica de Occidente ni en la reserva de generación de nuevo talento a muy bajo coste.

Hace 10 años no había “smartphones”

Hace 5 años no había redes sociales.

¿Te imaginas tu día a día prescindiendo de todo lo anterior? Probablemente no. 

¿Y te imaginas cómo va a ser el futuro, especialmente en el ámbito laboral, en este nuevo escenario, insospechado hace sólo 30 años?

Es muy difícil hacer predicciones. Pero hay mentes muy cualificadas pensando ya en ello. Y lo que nos dicen es que muy probablemente, muchos de las premisas que creíamos válidas para disfrutar de una carrera profesional de éxito hace 30 años, están comenzando a dejar de serlo hoy en día. 

En este nuevo entorno, España sufre además una profunda crisis, que nos permite hacer las siguientes predicciones: 

Los próximos años serán de adelgazamiento de las administraciones públicas. El sector público va a realizar una oferta de empleo muy restrictiva en los próximos 10-15 años. 

Y el sector privado continuará sus procesos de reajuste a una nueva realidad. Será complicado en el corto plazo asistir a procesos de creación de empleo en una economía que ha sufrido un fuerte deterioro en su sistema productivo vía destrucción de tejido empresarial.

En este contexto, los mensajes válidos para tener éxito en el mercado laboral hace 20-10 años han dejado de serlo. Es posible que algunas parcelas de la realidad laboral no se vayan a ver muy alteradas, pero dichas parcelas pueden representar quizá tan sólo  un 20%-30% del mercado. El resto del mercado laboral, en los próximos 10 años, se va a ver profundamente transformado. 

Debemos comenzar a aceptar ya que la estabilidad en el empleo va a ser cada vez un concepto cada vez más escaso. 

Debemos comenzar a aceptar ya que dejarán de ser terceros los que tengan las soluciones para nuestro futuro profesional.

Podemos optar por seguir desconcertados y quejosos ante un mundo en constante cambio, o tomar la decisión de subir en la ola que nos lleve hacia un futuro ciertamente desconocido, pero donde todo está por construir, y convertirnos en protagonistas del mismo.

Es muy común el preferir no cambiar, darle la espalda a la realidad, y seguir en una extraña zona de confort que no lo es en absoluto. Vivir en el antiguo esquema, con los antiguos mensajes.

Pero no va a ser muy inteligente empeñarnos en cerrar los ojos y los oídos a un mundo donde, en el ámbito laboral, muy poco va a ser como era.

Las ideas, las buenas ideas, a diferencia de lo que ocurre con los bienes y servicios, se pueden compartir, sin que nadie se vea perjudicado en su consumo, y todos salimos beneficiados y enriquecidos con ello. 

Siendo esto así, queremos abrir nuestros ojos, nuestros oídos y nuestras mentes a un mundo en transformación, y a las nuevas oportunidades que pueden surgir en dicho proceso de cambio. El mundo está cambiando, y podemos ser protagonistas de dicho cambio. 

De todo esto queremos hablar en La Factoría de Proyectos. De todo esto va el Programa Generando Entornos



volver a página principal del Blog