Sesión especial: Conferencia - tertulia con 

GINES CLEMENTE 

(celebrada el 3 de marzo en el Salón de Conferencias de la Facultad de Derecho de la UVa)


Fundador y Consejero Delegado de  


Grupo Aciturri es un grupo empresarial con sede en Castilla y León, fundado en 1977 por Ginés Clemente.


Algunos de los twits lanzados durante la sesión por parte de los asistentes


"Yo empecé en el gallinero de mi suegra firmando 36 letras y mi plan de negocio era devolver el dinero" Ginés Clemente#generandoentornos

Los pies en el suelo, la cabeza en las estrellas, Ginés Clemente #generandoentornos

"El que tropieza y no se cae, adelanta terreno. Mi condición de empresario nace de un fracaso" Ginés Clemente #generandoentornos

"Tenemos que ser unos inconscientes conscientes"  Ginés Clemente #generandoentornos

"Hay momentos en la vida en que tienes que jugártelo todo a una carta y confiar en uno mismo" Ginés Clemente #generandoentornos

"Las Cajas de Ahorro son las q han apoyado las grandes empresas de CyL. Apoyaban la economía real y la creación de empleo" Ginés Clemente #generandoentornos

"Para mí es muy importante poder decir: yo he creado 1200 puestos de trabajo"  Ginés Clemente #generandoentornos

"Yo soy tornero. No podría haber hecho una empresa de 1200 trabajadores sin un equipo entregado a la causa" G. Clemente

"El contacto con el sector aeronáutico fue pura casualidad" Ginés Clemente #generandoentornos

"Al contratar un trabajador se busca actitud positiva y compromiso" 

"A la gente se contrata por la aptitud con p (por lo que sabe) y le echan por la actitud con c (por lo que no hace)

El que no hace nada por miedo al fracaso es que no quiere hacerlo" Ginés Clemente


Reproducción de la crónica periodística realizada por la agencia Ical: 

"Ginés Clemente transmitió a los estudiantes de la Universidad de Valladolid (Uva) que no tengan miedo a los fracasos porque su propia experiencia ha demostrado que «lo importante no es tanto caerse si no levantarse de nuevo». Fue uno de los consejos que lanzó al remontarse a la creación de un taller de 40 metros cuadrados que puso en marcha en 1977 en Miranda de Ebro, su localidad natal.

Un local, que antes había sido un gallinero de su suegra, que comenzó con dos máquinas y un solo empleado que era Clemente. Hoy, el Grupo Aciturri cuenta con 1.200 trabajadores -«de lo que estoy más orgulloso», dijo- y es una de las empresas de referencia en el sector aeronáutico al ser uno de los tres proveedores de primer escalón de Airbus.

Se preguntó que si tras echar la vista atrás y ver la trayectoria que ha alcanzado Aciturri ha logrado el éxito. A su juicio, el éxito es efímero porque también recordó los fracasos. No en vano, mencionó que «cualquier acto empresarial implica un riesgo pero no hay que tener miedo al fracaso».

Incluso, afirmó que el fracaso debería formar parte del curriculum de toda persona. Ginés Clemente recordó que su condición de empresario nació de un fracaso, cuando la familia se vio obligada a vender el negocio de una carnicería. «Con sólo 12 años, me generó un ansia de resarcirme de aquello», precisó en declaraciones recogidas por Ical.

El taller que montó Ginés Clemente en la década de los setenta del siglo pasado, que empezó con la elaboración de piezas agrícolas, dio al salto al sector aeronáutico en 1984 «por casualidad». Fue entonces cuando explicó que leyó en una revista un reportaje sobre la empresa de Ricardo Rebollo, por lo que decidió enviarle una carta para ofrecerle sus servicios.

Seis meses después, recibió una llamada y le pidieron presentar una oferta para la elaboración de piezas, por un importe de 15 millones de pesetas. En cuatro días se presentó en Madrid con los proyectos y logró el contrato. «Busqué la forma de diferenciarme y la calidad siempre ha sido una de nuestras señas de identidad», declaró.

Frente a los que, en la actualidad, defienden que el título universitario no sirve para nada, el consejero delegado de Aciturri rebatió esa idea, aunque debe ir acompañado de «actitud positiva» y un «compromiso». Reflexionó de que las personas formadas deben tener como objetivo generar su propio proyecto de vida y empresarial. “Si quieres, puedes. Nadie va a hacer nada de lo que no estés dispuesto a hacer por tí mismo”, añadió. Aunque, eso sí, reconoció que ahora hay muchos lugares y personas dispuestas a ayudar, sobre todo en el momento inicial de montar una empresa".